Existe una gran variedad de métodos para conservar los alimentos, y retrasar su descomposición o proliferación de micro organismos, así como también prevenir intoxicaciones. A continuación enumeramos algunos de los métodos más convencionales:

Conservación por frío
Este es uno de los métodos más usados en la vida moderna, y que permite conservar al máximo las propiedades nutricionales, así como los sabores de los alimentos, sin alterarlos a la hora de consumirlos. Puede ser por refrigeración, congelación y ultra congelación.

Conservación por calor
Se utiliza en alimentos en donde se requiere tener un control exacto de fecha de envasado/almacenamiento, y aunque garantiza una total esterilización orgánica, pueden perderse algunas propiedades nutricionales. Las más importantes son: Escaldado, Pasteurización y Esterilización.

Métodos químicos
Son usados para conservar los alimentos por medio de procesos artesanales o domésticos. Lo más importante es conservar el producto evitando su descomposición al agregar cloruro de sodio (sal), azúcares, ácido acético, o extrayendo los líquidos. La desventaja es que por lo general se modifica el sabor original del alimento, y tiene una pronta caducidad por lo que debe consumirse en un corto periodo de tiempo. Los más importantes son: salado, ahumado, escabechado, acidificación, azúcar, deshidratación, liofilización, desecación y envasado al vacío.

¿Quieres conocer más acerca de los métodos de conservación de alimentos? ¡Envíanos un correo electrónico! rodriguez.ismael@princecomercial.com